Campeonatos Menchu Durán

Campeonatos Menchu Durán

Campeonatos carismáticos fue como quisimos bautizarlos desde su nacimiento, hace ya 10 años! 

Una década llena de ilusión y con unos objetivos muy claros: 

  • queremos motivar a nuestros alumnos de Menchu Durán! Así empezó todo! Porque subirte a un escenario sabiendo que te van a juzgar, tiene una motivación añadida que hace que tu trabajo en clase se convierta en un reto. Tanto bailarines como profes.
  • queremos que nuestros alumnos conozcan parte de este mundo tan especial! Que salgan de las paredes de nuestra escuela.
  • Queremos mejorar! siempre hay mucho que aprender de los demás.
  • Queremos que nuestros eventos, sean mucho más que un campeonato con un podium. Queremos que cada bailarín, escuela, profesor…se sienta importante y valorado por el gran trabajo que ha hecho! Por eso, en nuestros campeonatos, cada bailarín se lleva una medalla, como premio y reconocimiento. Estamos seguras que para subirse a nuestro escenario, todos se han esforzado muchísimo!

Nuestra frase mágica: Venimos a compartir!!!

En estos diez años, he aprendido que de cada campeonato me llevo la gratificante experiencia de haber compartido danza encima del mismo escenario con personas que, de otra manera, no hubiera conocido.

He compartido momentazos en clase, durante el proceso de creación, que ha hecho que nos unamos y nos convirtamos en un equipo! 

He compartido nervios, ilusión, estrés, recompensas, aprendizajes … un sinfín de emociones que van mucho más allá que una clasificación. 

He compartido, con la gente que más quiero, mi mayor pasión! 

¿y qué más puedo pedir? 

A todos aquellos que pensáis merecer las primeras clasificaciones, me gustaría que reflexionarais. 

Detrás de cada coreografía hay mucho esfuerzo que no se puede ver. 

No importa el nivel de los bailarines, porque cada grupo, a su medida, ha puesto todo su empeño para subir a nuestro escenario y mostrar su mejor versión. 

Cada profesor ha pasado horas y horas meditando una idea, pensando en las formaciones, transmitiendo a sus alumnos todo aquello que está dentro de su corazón, para que la coreografía brille y tenga una esencia especial. 

Cada bailarín ha hecho miles de horas de ensayo para aprender y ejecutar una coreografía, que seguro, empezó como un reto.

Cada familia ha puesto mucho de su parte para acompañar a sus hijos, nietos, sobrinos… a sus clases semanales, y de alguna manera, forman parte importante de este bonito círculo de esfuerzos.

Cada miembro del jurado, ha puesto todo su empeño en valorar desde su objetividad cada coreografía, fijándose en cada detalle y siendo fiel a sus valores y sus amplia formación. 

Recuerda, que subas o no subas a podium, tu premio está en que hayas disfrutado y compartido con los tuyos, una experiencia que te hace crecer! 

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.